La II Guerra Mundial contada por un escritor español: “Némesis”, de Alexis Brito Delgado

Una vez más vuelve a estas páginas la inacabable saga de la familia Stark narrada, ya desde hace años, por su creador, el escritor canario Alexis Brito Delgado.

En esta ocasión, el escenario en el que se van a desarrollar las aventuras del vástago de los Stark no son la Europa de las guerras napoleónicas, ni la de las Cruzadas y el fin de la siempre sugestiva Orden del Temple. La apuesta literaria, si se quiere decir así, es esta vez mucho más alta. El nuevo Stark, de nombre Johannes, desarrolla su actividad de criatura literaria en un ambiente verdaderamente difícil: la II Guerra Mundial. Y no sólo eso. El reto que se impone Alexis Brito Delgado es aún mayor, pues su nuevo Stark no es uno de los “buenos”. Todo lo contrario. Los hechos de “Némesis” son la narración de un soldado alemán, del Tercer Reich. Y ni siquiera se trata de un simple soldado de la Wehrmacht, figuras hasta cierto punto recuperables para nuestra democrática opinión actual.

Ni mucho menos. Johannes Stark, el protagonista de “Némesis” es un miembro de la Orden Negra. Es decir de las temidas “Escuadras de Protección”… Las “Schutzstaffel”, más conocidas como “SS”. De hecho, es un hauptmann. Un oficial, un capitán de ese cuerpo de devotos fanáticos del régimen nazi.

Y aún así, Alexis Brito Delgado no se da un golpe de bruces literario en ese terreno tan resbaladizo.

Todo lo contrario. “Némesis” es, con mucho, una de las mejores piezas de esa larga saga literaria que tiene a la familia Stark como protagonista. En cierto modo podría decirse que “Némesis” es el “Sin perdón” de esa serie de novelas que recorren distintos episodios de la Historia de la mano de los expeditivos Stark. Una unidad familiar sin duda dotada para la violencia y el oficio militar.

En efecto, si Clint Eastwood sorprendió a la crítica y al público con “Sin perdón” reviviendo y dando la vuelta a todos los tópicos del género “Western”- que, en 1992, se daba por amortizado y acabado- Alexis Brito Delgado hace algo parecido en “Némesis”.

Ésta sigue siendo, en buena medida, una novela que habrá quién no dude en llamar “de aventuras”. Una de esas, por tanto, donde la acción y el detalle histórico primarían sobre la reflexión más profunda. Como en mucho del Cine de Eastwood antes de que este actor y director sacase todo el talento que ya se le intuía desde la época de la “Trilogía del dólar”, o intentos fallidos anteriores a “Sin perdón” como “Cazador blanco, corazón negro”.

Sin embargo, “Némesis” -como “Sin perdón”- se remonta sobre ese marco de pura y simple acción para pasar a algo mucho más profundo e inquietante.

El hecho de que su autor haya elegido como escenario histórico el frente ruso durante la II Guerra Mundial y, además, contado desde la perspectiva de los “malos” (de hecho, los “peores”, los miembros de las Waffen-SS) no hace sino dar más brillo a esta novela que, como decía, supera a todas las anteriores de los Stark, permitiendo mostrar al autor todo su genio literario. Presente y esperemos que futuro.

En efecto, “Némesis” es una novela heredera -no hay la menor duda- de un lector ávido de la saga de Sven Hassel ambientada en distintos frentes de la II Guerra Mundial vistos desde la perspectiva de unos díscolos soldados alemanes. Un tanto al margen de la línea oficial del Tercer Reich, aunque verdaderamente aplicados a la hora de ejercer la Política de violencia preconizada por Hitler y sus adláteres.

Pero todo indica que “Némesis” es también heredera de otra Literatura -y otro Cine- sobre la II Guerra Mundial. Esa reflejada en “Los desnudos y los muertos” de Norman Mailer o “La delgada línea roja” de James Jones. Johannes Stark también debe mucho a personajes como el oficial alemán interpretado por Michael Caine en “Ha llegado el águila” o, aún más, al sargento Steiner de “La cruz de hierro”.

Con esos algo más sólidos cimientos, Alexis Brito Delgado construye en esta nueva entrega de la saga de los Stark un cuadro histórico magnífico.

Hay que advertir, eso sí, que la acción, devastadora, brutal, prima en todo el relato y no lo hace demasiado apto para esa sensibilidad algo morbosa que ha fructificado en la estrambótica España actual. Esa donde el pensamiento “blando” de la corrección política parece haber encontrado un terreno muy fértil. Ese, por ejemplo, que lleva a algunas asociaciones de padres a poner el grito en el cielo porque, como parte de las clases de Historia, se lleve a sus hijos a museos militares. Una pueril reacción que, por cierto, no tiene lugar en países tan envidiados en España como Holanda…

Sin embargo, hay en “Némesis” más, mucho más, por debajo de esa acción -cruenta- y directa en la que el autor se desenvuelve verdaderamente a gusto, como sabrán quienes lo hayan leído anteriormente.

En efecto, Johannes Stark es un personaje complejo -“redondo” en término de crítica literaria- no un simple estereotipo de “germano perverso sobre fondo de II Guerra Mundial” que, a fuerza de repetido, resulta ya casi desgraciadamente manido.

Por el contrario, a medida que pasamos las páginas de “Némesis” vamos descubriendo a un “junker” prusiano atrapado -como muchos otros alemanes de toda clase y condición- en la apocalíptica situación que ahora hace justo cien años llevó al colapso del II Reich alemán y, sobre todo, al de la República de Weimar.

Alexis Brito Delgado es verdaderamente explícito al respecto. A través de los ojos de Johannes Stark -todavía un adolescente cuando comienza el imparable ascenso del Nazismo- nos relata los porqués de todo lo que ocurre en “Némesis”. Por ejemplo, el porqué del exterminio brutal de los judíos que Johannes Stark ejerce sin ningún tipo de contemplaciones -y con agravantes de verdadera brutalidad- en los primeros compases de esta novela.

Así, a medida que avanzamos, el personaje, atrapado en lo más crudo de las aventuras militares del III Reich (los comienzos de la “Operación Barbarroja” y la invasión de Rusia), va evolucionando, cuestionándose cosas. Lo que ve, lo que hace, o lo que ordena hacer a sus hombres o estos ejecutan con verdadero celo. Recitando incluso pasajes del “Mein Kampf” hitleriano, mientas aprietan el gatillo para arrancar una vida que ven extinguirse en una atroz agonía a través del visor de una mira telescópica de fusil de francotirador.

En esa evolución del personaje hasta el sorprendente final abierto de “Némesis”, juega, además, un papel fundamental Marlene. La mujer de Johannes Stark que, al final, descubrimos ha actuado como catalizador del cambio de opinión del protagonista de esta novela, que nos desgrana así el sistemático lavado de cerebro sufrido -pero también aceptado- por unos alemanes desesperados -los de los negros años 30 del siglo pasado- que han pasado demasiadas dificultades como para considerar que lo que dice Hitler y su camarilla son lo que finalmente descubre Johannes Stark en el frente ruso. Envuelto ya en una misión tan absurda como suicida y que, de paso, muestra el espantajo ridículo que fue el Tercer Reich.

Todo esto, y muchas otras cuestiones, como el profundo conocimiento del autor de los detalles de época -armamento, uniformes, las wagnerianas megalomanías hitlerianas plasmadas en ridículos apodos como ese “Señor Lobo” aplicado al Führer…- hacen de “Némesis” una novela cuando menos interesante y provechosa de leer.

Sus méritos son grandes, sin duda. Y entre ellos el menor no es, desde luego, que su autor demuestra con ella que un escritor español -lo mismo que cualquier francés o anglosajón- ya no está condenado a escribir sólo sobre España y desde España y con personajes netamente españoles. Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, los manidos -y hoy bastante bochornosos- miembros de la “División Azul”.

Por todo ello “Némesis” en efecto, pese a trabajar más allá del cada día más adocenado sistema “mainstream” de la actual Literatura española (o precisamente gracias a eso), merece, en efecto, ser leída con atención. Con mucha atención de hecho, profundizando en ella más allá del estruendo del grito de los heridos o los disparos de las LGM o las Maxim…

 

 

Anuncios

Acerca de Carlos Rilova Jericó

Licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid. Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad del País Vasco. Administrador del weblog de "La novela antihistórica", creada como página de crítica independiente en el año 2010 para ayudar a mejorar el criterio de selección de obras de gran difusión comercial entre el público y redactor de la reseña mensual de acceso libre publicada en esa página cada día 20 de cada mes. Director del banco de imágenes y centro de investigación histórica "La colección Reding". Profesional de la investigación histórica y cultural para diversas empresas y organismos públicos desde el año 1996.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.