¿La verdadera Historia de Mata Hari?. Una breve reseña de “La espía” de Paulo Coelho

El mundialmente famoso Paulo Coelho ha hecho una sorprendente elección para su, de momento, último libro.

Coelho ha sido conocido hasta ahora por triunfar como autor bestseller con una serie de libros que han acercado al gran público una mezcla de Filosofía oriental, Mística, Autoayuda y Psicología transpersonal con un ligero barniz “New Age”. Como no podía ser menos en un autor que triunfó con el auge de ese movimiento, que trataba no se sabe bien si de mantener viva la última chispa de la Filosofía contracultural de los setenta del siglo pasado o convertirla en un gran negocio.

En efecto, Paulo Coelho, olvidando todo ese pasado que lo ha lanzado al estrellato del negocio del Libro a nivel mundial, ha optado en este año 2016 por centrarse en un personaje histórico: la controvertida espía holandesa más conocida por su nombre artístico de “Mata Hari”.

Quizás sea un capricho personal de este autor, que se puede permitir elegir tema, quizás sea una decisión de sus editores que han visto una gran oportunidad en un libro sobre un tema fascinante -como lo es el espionaje- en manos de un autor con legiones de seguidores (y sobre todo seguidoras) en todo el Mundo y que, además, se ha publicado haciéndolo coincidir con el centenario de la ejecución de Mata Hari en el año 2017.

En cualquier caso, en esta ocasión, como en todas las anteriores, el objetivo de esta reseña es, sobre todo, valorar qué van a sacar en claro los lectores de “La espía”. La novela en la que Paulo Coelho da, ni más ni menos, que su opinión, sobre el destino trágico de esa mujer que, en octubre de 2017, hará su primer centenario.

Coelho es fiel a su estilo en esta novela. Es decir, toma partido de manera abierta por unos personajes frente a otros. Hay pocas zonas grises en su prosa.

Esto puede gustar a su público fiel. Sin embargo, eso no hace a “La espía” una mejor novela -o biografía novelada, tanto da- sobre aquellos hechos del año 1917.

En conjunto Coelho da bastante poco de que hablar para una reseña como ésta. Como decía, fiel a su estilo -que algunos podrían considerar maniqueo- narra los acontecimientos de manera más o menos fiel, manteniendo, por supuesto, el interés de quienes abren las páginas de “La espía”.

Así, como indica al final de la obra, todo lo que más o menos ha novelado, se ciñe a la documentación disponible que ha tenido el detalle de recopilar en su web personal para que ese público, si así lo desea, pueda corroborar lo que cuenta.

También cita varios libros de los que se han dedicado a desentrañar aquellos acontecimientos escabrosos que acabaron con la muerte de Mata Hari ante un pelotón de fusilamiento.

El resultado es patente. Coelho se desenvuelve bien en los detalles históricos de aquellos hechos. Así, por ejemplo, narra con exactitud las circunstancias de esa ejecución: el pelotón formado por el cuerpo de élite de los zuavos franceses que son los encargados de ejecutar la sentencia, los nervios que traicionan a algunos de esos curtidos soldados, la muerte atrozmente sencilla, sin adornos de ninguna clase, que se abate, con varios balazos y un tiro de gracia, sobre Margaretha Geertruida Zelle. Más conocida por su nombre artístico de Mata Hari…

Coelho se atreve, de hecho, hasta a dar una lista de las pertenencias de Mata Hari en los momentos próximos a ser capturada por los servicios secretos franceses.

No rodea de ningún halo romántico esa detención. Haciéndose eco, por ejemplo, de la rocambolesca historia acerca de que la supuesta espía trató de seducir a sus captores con un último desnudo artístico.

Ese es el tono general de “La espía” y eso, evidentemente, es lo que se van a llevar consigo, de ganancia intelectual, quienes lean ese relato de Paulo Coelho sobre la vida y la muerte de Mata Hari.

Sin embargo, no está de más advertir que esa es una versión singular de esos hechos. Muy personal a veces. Basada en decisiones que sólo el propio Paulo Coelho podría explicar.

Así, por ejemplo, en las primeras páginas de “La espía”, Mata Hari, hablando en primera persona, da una versión de sus primeros pasos en la vida que difiere bastante de los hechos comprobados por quien, quizás, ha sido uno de sus biógrafos mejor informados y exhaustivos hasta la fecha. Es decir, el periodista norteamericano Russell Warren Howe, que hace ya tiempo -en 1985- escribió una, en efecto, exhaustiva y muy meditada biografía de Mata Hari basándose en la consulta del sumario que se instruyo contra ella y que, como parte de los fondos bajo caución del Ministerio de Defensa francés, no era precisamente fácil consultar en ese año 1985. Pues sólo en el año 2017 se permitiría levantar esa caución.

Así, según Coelho, Mata Hari habría sido violada por el director de la escuela a la que los parientes con los que vivía tras la separación de sus padres habían decidido mandarla.

Según Russell Howe, tal cosa estaba muy lejos de haber ocurrido, no yendo el asunto más allá de un tierno -y encorsetado al gusto de la época- romance de lo más casto que, como dice este investigador, difícilmente pudo pasar de bucólicos paseos con algo de “manitas”.

Por lo demás, y en general, el relato de Coelho no se separa demasiado de esa seria, pero amena, biografía que es enteramente recomendable para cualquiera que lea “La espía”.

Básicamente Coelho coincide con Howe en lo que coinciden casi todos los autores que han tratado el tema: que la agente H 21 fue más que la despiadada espía a la que da vida Greta Garbo en la primera película sobre el caso, una víctima de un peligroso juego de espías en el que se vio manipulada tanto por los alemanes como por los franceses que la ejecutaron, montando en torno a ella todo un inverosímil tinglado judicial. Uno que, obviamente, buscaba un espectacular chivo expiatorio que calmase a una Francia -la de 1917- exasperada por una guerra que no se acababa de ganar y que no se perdía sólo gracias a que el país se llenaba de viudas, huérfanos, mutilados… que, por supuesto, exigían venganza.

Sin embargo, hay que advertir que el enfoque de la novela, o relato, de Coelho, escamotea -quizás por excesivas simpatías hacia alguien, Mata Hari, que, vista a esa luz, las merecería- la verdadera realidad de aquella vida y muerte tan controvertida.

En efecto, “La espía” tiene límites muy claros en lo que puede aportar a quienes la lean buscando la verdad sobre el caso Mata Hari. Y ese límite está no sólo en pasajes escabrosos claramente inventados -como el de la verdadera naturaleza de las relaciones entre Mata Hari y su profesor- sino en que la supuesta espía fue ejecutada (como dice la campaña de marketing con la que se lanzó el libro, y el propio libro) por ser una mujer libre y haber llevado un estilo de vida lejos de los convencionalismos de aquella Europa de la “Belle Époque”.

Nada más lejos de la realidad. El estilo de vida de Mata Hari estaba ya más que amortizado y dado por supuesto. Puede que esa clase de vida le cerrase muchas puertas bienpensantes o encabezar una candidatura sufragista, pero estaba lejos de suponer un motivo para fusilarla. Mata Hari, y en eso obras bien documentadas, como la de Russell Howe, son categóricas, cayó ante las balas del pelotón de fusilamiento porque Francia necesitaba alguien a quien culpar. Es una verdad que parece bien probada y que la apertura de los archivos este año que viene, probablemente, no alterará demasiado.

Mata Hari cayó, como muchos otros espías, de ambos sexos, por espiar (o, en su caso, más bien jugar a espiar para obtener ingresos) y resultar una estupenda víctima propiciatoria.

No hubo tal discriminación por sexo como la que insinúa Coelho. Más bien todo lo contrario. Bolo Pachá, otro espía también elegido como víctima propiciatoria por el gobierno francés de Clemenceau (no por casualidad apodado “el Tigre”), detenido y ejecutado casi al mismo tiempo que Mata Hari, fue tan vapuleado como ella por la vengativa opinión pública francesa de la época y su no menos cruel sistema judicial.

Sin embargo, apenas es recordado, y ensalzado, hoy día como su compañera de desventuras a pesar de haber vivido una vida igualmente rutilante (y en escenarios muy parecidos: París, Egipto, ciudades balneario como Biarritz y San Sebastián…) y haber sido aún más claramente culpable de espiar (en el sentido más amplio de ese verbo) que ella.

Otro tanto o más se puede decir de todos los pequeños agentes capturados en situaciones cuando menos difíciles de explicar, que trabajaron y acabaron sus días de un modo mucho menos glamuroso que Mata Hari…

Esa es la verdadera cara oculta de esa Historia de espías en la que ella, Mata Hari, aun cien años después de su ejecución, eclipsa todos los detalles de la misma hasta convertirla en un relato que no es inexacto del todo, pero priva a los lectores de una Historia mucho más interesante. Una llena de un verdadero laberinto de intrigas, poblado por desconocidos agentes (de ambos sexos y variopintas profesiones y/o “tapaderas”) que realmente hicieron el trabajo que se atribuía a Mata Hari con, por lo general, mejor fortuna y más discreción.

Actuando a veces con una simplicidad que aterra más que cualquier complot como el que acabó engullendo a Mata Hari. Como se puede descubrir leyendo, por ejemplo, “El agente secreto” del escritor W. Somerset Maugham. Uno de los maestros, precisamente, de Russell Warren Howe y quien le orientó para describir, siquiera parcialmente, una realidad que “La espía” de Paulo Coelho refleja, desde luego, pero sólo en parte y con un sesgo a favor de Mata Hari humanamente comprensible pero que, sin embargo, sigue sin hacer Justicia, verdadera Justicia, a aquella mujer atrapada en un juego demasiado complejo, demasiado peligroso. Incluso para una avezada aventurera como lo fue ella.

 

Anuncios

Acerca de Carlos Rilova Jericó

Licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid. Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad del País Vasco. Administrador del weblog de "La novela antihistórica", creada como página de crítica independiente en el año 2010 para ayudar a mejorar el criterio de selección de obras de gran difusión comercial entre el público y redactor de la reseña mensual de acceso libre publicada en esa página cada día 20 de cada mes. Director del banco de imágenes y centro de investigación histórica "La colección Reding". Profesional de la investigación histórica y cultural para diversas empresas y organismos públicos desde el año 1996.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿La verdadera Historia de Mata Hari?. Una breve reseña de “La espía” de Paulo Coelho

  1. rbg dijo:

    Ha sido interesante leer esta reseña sobre la novela de Coelho, no soy muy fan del autor (no recuerdo haber leído nada suyo) pero el tema de Mata-Hari y el espionaje durante la Primera Guerra Mundial sí que es un tema interesante y jugoso, y más en estos tiempos de centenarios y conmemoraciones, con series como la concluida Downton Abbey, inspiradas en aquella época, copando los rankings de series más valoradas. Me sorprende que Coelho haya decidido dar el paso hacia un género nuevo para él como son las novelas de espías…no digo históricas porque ya tiene unas cuantas como El Alquimista y alguna otra, pero, por lo que comentas, ésta se sale los cánones a los que tiene acostumbrados a sus lectores.

  2. El leído su novela, y todos los libros de paulo coelho, es una novela muy interesante que muestra este la verdad de la guerra, el espionaje, trampas, y el derecho oculto de la mujer.
    El derecho fusilado, el derecho de ser libre.

    • Desde luego, Allison, desde luego. Pero por muy interesante que sea la novela y por muchas que vd. le haya leído al autor, los hechos ciertos no son exactamente los que relata “La espía”, ni es exacto, en muchas ocasiones, el modo en el que los relata.
      Hasta ahí llega “La espía” y hay mucha gente agradecida de que alguien se lo cuente.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s